Córdoba ciudad: ¿Cómo sobrevivir a un día de lluvia?

La columna del Arquitecto Alejandro Cohen en Ciudad sin mar:

Nos inventamos un paisaje, un imaginario, un territorio. De unos años a esta parte, con el auge del turismo de masas, Córdoba se transformó en destino turístico. ¿Y qué vendemos?: lagos, montañas bosques. Pero de esas tres cosas, solo una estaba desde el principio: las montañas.

“Casi toda la naturaleza que veo ahí, esta inventada: el dique es una construcción humana, artificial, al lago me lo armé, como al camino, las vías. Hemos tenido cierto talento para armar una escenografía interesante, que como todo, la codicia puede arruinar, por la sobreexplotación y la sobre urbanización sin fin.

“Cuanto más conecto al territorio, más lo incorporo al mercado. Al mercado del suelo, al mercado inmobiliario… Este imaginario de vender algo, que siempre me resulto curioso: vender montañas, vender agua. La cosa es que el progreso puede reformatear el territorio, pero no puede controlar todas las variables.

«Mi deseo para un día de lluvias, es que, sólo por hoy, nos traten como turistas. Hay que propagar el movimiento disfrutista: hay que disfrutar, decretar un día en que a todos nos traten bien, como turistas.

«La ciudad nos trata mal, y cuando a uno lo tratan mal, y el territorio se vuelve entre patinoso y hostil, hay que conservar el sentido del humor, y la capacidad de pataleo. No se puede tolerar cualquier cosa, que nos atropellen en una ciudad, sin el derecho al pataleo”.

 

[Ciudad sin mar, con Omar Hefling. Lunes a viernes a las 10, por Eterogenia]

_________________________________________________________________________________________________________

Contenido editado y publicado por Agustina Conci.

aconcicc@gmail.com

13-05-2016