Audio

Divers@s y orgullos@s

Divers@s y orgullos@s

En una sociedad que la criaba para el dominio y para el poder, ella siempre miró con especial deseo aquello que criticaban como debilidad.

 

La primera vez que tocó sus labios sintió que explotaba dentro una galaxia de emancipación. Fue más que coquetería: fue una revolución.

El labial se deslizaba por su boca, pintando de color lo que habían llenado de silencios y privaciones. La textura, el aroma, el color, la forma, todo era para ella mágicamente liberatorio.

Al terminar, levantó la mirada, dejó de estar enfocada en cada detalle de su ahora carnosa y sensual boca, en cada grieta, en cada curva, y miró el espejo, el enorme espejo de su cuarto, que por primera vez le devolvió una caricia.

No hay palabras; para ella, eso fue magia, fue un reencuentro con esa mujer que siempre buscó. Dejándose llevar por esta nueva experiencia, derramó lágrimas de satisfacción.

Su labial no sólo había dado color: también había quitado la sobra de la duda, de la inseguridad; la transformó en una amazona fuerte y guerrera. Pronto sacó el arsenal de cosméticos que había comprado en secreto y que, como ella, habían estado esperando ansiosos ese momento en que los usaría. Hoy ella estaba dispuesta a ser libre.

En una sociedad que la criaba para el dominio y para el poder, ella siempre miró con especial deseo aquello que criticaban como debilidad. Esperaban otra cosa de su vida, querían otra cosa de su realidad, pero un día entendió que no es sano conformar a los demás y que para rendir cuentas se tenía a ella misma.

Cayó en la cuenta de que durante toda su vida le habían dicho quién era, qué nombre

 

usar, cómo comportarse, etcétera. Pero si algo había hecho por sí mism@ fue enamorarse de su esposa, y si algo debería hacer por sí mism@ hoy era darle libertad a su verdadero ser… Así nació mi amiga Atenea, tal cual como la diosa griega, adulta, guerrera y llena de amor.

Después de cumplir con su ritual de liberación, llamó a su esposa al cuarto, el espacio que compartieron tantos años y donde habían debatido muchas cosas. Se sentó a su lado, la tomó de las manos y confesó. Le dijo que siempre había sido mujer y que ahora tenía la suficiente confianza y segurida

d para mostrarse como era, para que ella, que era la persona más importante en su vida, la viese tal cual era.

En esta historia que les cuento, la resolución es que la esposa la aceptó. Lorena aprendió que el lenguaje de su compañer@ era el mismo de siempre, que su amor era más allá del género, y así también se encontró y transformó a sí misma.


 

El 28 de Junio fue el Día Internacional del Orgullo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales). La apropiación de la palabra y el sentimiento “orgullo” responde a la reparación de la culpa y el odio que genera aún hoy una existencia binaria y obligatoriamente heterosexual.

La diversidad existe en múltiples formas y carente de recetas; es importante que aprendamos a aceptarnxs¹ libremente para no recaer en el reduccionismo de las etiquetas ni en la peligrosa clasificación de los seres humanos.

En el avance de los derechos LGTBIQ+ (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales, queers y otros), se van generando ciertos convencionalismos y olvidamos incluso a la diversidad dentro de la diversidad.

Es por ello que el acto de “salir del armario” sigue siendo una respuesta revolucionaria, y dedico toda esta columna a todxs lxs que pudimos salir de la caverna y a lxs que están liberándose.

* Secretaria de Género y Diversidad del Observatorio de Democracia Participativa.

Texto original: www.lavoz.com.ar

Por Celeste Giacchetta.

Menu Title