Audio

LAS NOCHES MÁS FRÍAS DEL MUNDO…

LAS NOCHES MÁS FRÍAS DEL MUNDO…

La cárcel de las reflexiones, el frió como elemento de tortura.

El presidio de Ushuaia (La cárcel del fin del mundo). Se ubica en el archipiélago de Tierra del Fuego, el extremo austral de Sudamérica. Era una cárcel muy estricta, era lugar para que la gente peligrosa cumpla condenas perpetuas o de larguísima duración, ya que por sus condiciones climáticas (mucho frio) y aislamiento geográfico era muy difícil fugarse de la misma.

 

 

Este penal funciono desde 1902 a 1947, aunque el antecedente es que el presidio militar funcionaba desde 1889 en la isla de los Estados pero las condiciones allí imperantes eran tan extremas (Mucha humedad y frío en la isla, y además del difícil acceso) que debió ser trasladado “por razones humanitarias” a Ushuaia, también según algunas versiones, fue motivo la cercanía con Chile y la falta de presencia “argentina” lo que llevo a poner una cárcel y  tiempo después una base naval para así poder poblar la Patagonia. El penal se construía con ayuda de los internos (los que tenían buena conducta) quienes eran llevados en tren para talar madera que luego se utilizaría en las obras del penal y en la construcción de casas del pueblo, se cuenta que una vez un preso conocido como “Pipo” escapo junto a otros reclusos cuando iban en tren al bosque para cortar árboles, en su fuga se dirigieron hacia las congeladas aguas del río Ajej, el hielo se quebró y Pipo desapareció, Hoy el río Ajej (llamado así por los Yámanas), es conocido como “Rio Pipo” en honor al preso.

Esta cárcel llego a alojar a 540 presidiarios los mismos eran distribuidos en los 5 pabellones que fue construido en forma de estrella, de dos pisos cada uno y celdas a ambos lados del corredor, alrededor de un vestíbulo central con vigilancia panóptica de los 380 calabozos construidos en muro de roca de 60 centímetros. Se decía que unas 250 personas, entre guardia cárceles y celadores, custodiaban a los penados.

La cárcel se utilizaba para albergar a los más peligrosos delincuentes del país como Cayetano Santos Godino “El petiso orejudo” ( uno de los asesinos más famosos de Argentina), aunque también se usaba para castigar a detenidos políticos entre ellos sobresale la figura anarquista ucraniana de Simón Radowitzky.

Finalmente en 1947, durante el gobierno de Juan Domingo Perón, el penal fue clausurado por su entonces director Roberto Pettinato, la curiosidad es que fue cerrada por el mismo motivo que había empezado a funcionar que era “Razones humanitarias”.

Al cerrar el penal comenzó a funcionar la Base Naval de Ushuaia de la Armada Argentina, más de 2 mil dirigentes peronistas volvieron a poblar el presidio durante la dictadura de Lonardi, entre los recluidos se hallaba José Campora quien años después iba a convertirse en presidente de la nación.

En la actualidad, el penal se usa como museo, y en él se exponen distintas muestras relacionadas con la historia de la ciudad y sus pobladores originarios, también cuenta con salas de información del presidio y de algunos de sus presidiarios, reclusos de los cuales contaremos algunas de sus historias, en próximas notas.

 

Redacción: Diego Maizon

Fuente de información: www.museomaritimo.com

Menu Title