Rock en estado puro, en Belle Epoque

Fenómeno.(Gracias).
Club Belle Epoque.
Bardo Guanaco. LautremontViaje a Ixtlan.

En la noche hubieron antecedentes de lo que iba a suceder. Desde la consola soltaron a los Stooges y Pappo’s Blues.
Manal, Billy Bond con Hendrix más Led Zeppelin.13521929_1070162799703671_3332765366225079627_n

1: 47 Bardo Guanaco conquista el escenario. Son tres. El Rock se alimenta solo de Rock porque el rock es abarcativo, es libre, es rock. Stonner, psicodelia, blues espacial y distorsión. La batería viene desde atrás con una fuerza abrumadora, el bajo decide el pulso y el lugar para dónde ir. La guitarra sacude y juega a dominar el tiempo, a romper para construir. Cada instrumento se escucha y es protagonista. La voz aparece épica para subir los decibeles. Bardo Guanaco es un ascenso constante, su show y su disco Bardo Guanaco by Bardo Guanaco muestran el camino.

11218845_757184531048595_6338463088713699435_nLautremont. Son dos y suben dos. Una intro hacia la isla.(los Lautremont son dos). Son amplios, extensos, llenan el escenario y el lugar. Un dominio instrumental que irrumpe, sacude. El publico se somete a los acordes.
Guitarra y batería, batería y guitarra. La voz mas original de nuestro rock y el otro «rock». Los Lautremont son dos!!! Crudo, primitivo, derecho al hueso. Así se hizo «Isla», desde el escenario. Andrés Asia, (Claravox) le pone noise a su invitación, intenso y febril. No queda un solo rincón sin llenar. Los Lautremont son brutales, la onda expansiva de Isla con el final Sabático de intro jazzy, enloquecieron el lugar. Los Lautremont son salvajes, el rock en su mayor estado de pureza.
Los Latremont son dos?…13567459_1147191638644415_5045162315154915631_n

Viaje a Ixtlan. El andar sin moverse, sin dejar el lugar, es el viaje. No hay un solo hueco, con precisión matemática te llevan y te traen. La sonoridad es gestada por cada uno de ellos, sin mirarse. Cada uno sabe lo que tiene que hacer. La calma y la tormenta no se chocan, esperan su papel protagónico. Cada uno es una parte del todo, del Viaje a Ixtlan. No hay un solo silencio. La banda empieza y termina. Las canciones se funden en otras canciones. Solo cantan cuando hay algo para decir. La sonoridad es el mensaje, el concepto, el viaje. Eso nos sostiene a centímetros del suelo.
Es hora de ver cómo volver a casa.
Totalmente plenos.

Marcos Riolfi

Escuchá mucho más blues, jazz, rock, pop, soul, funk, garage, punk, brit pop, indie, grunge, noise, stoner, folk, country, surf, y todo lo que termiene en billy, en El ladrón de discos (lunes 17 a 19hs por www.eterogenia.com.ar).


Contenido editado y publicado por Dante De Noia

Contacto: dantedenoia@gmail.com