Su funcionamiento queda acotado a que no se corte la luz.

El 29 de junio, 117 trabajadores de la Municipalidad de Córdoba fueron cesanteados. Entre ellos Guillermo Guerra, director y único sostén de Radio Eterogenia, un proyecto cultural-comunicacional que lleva 10 años sonando desde el Centro Cultural España Córdoba. Hablamos con él para desentrañar de qué se trata este nuevo ajuste a la cultura cordobesa de la mano del intendente Martín Llaryora

Por Facundo Iglesia para Enfant Terrible

La Municipalidad de Córdoba cesanteó – en plena pandemia, de un día para el otro y junto a otros 116 trabajadores – a Guillermo Guerra, director de Radio Eterogenia. Ahora, un corte de luz o la paralización de una computadora bastarían para acabar con ese proyecto artístico-comunicacional que lleva más de diez años en el aire. Pero ¿qué significa este despido en el marco de la política general de la Municipalidad? ¿En qué contexto sobrevive Radio Eterogenia desde que comenzó a steamear el 17 de mayo de 2010?  ¿Y qué representaría para la cultura cordobesa que dejara de sonar esa radio? Veamos.

A un mes del aniversario del Cordobazo

La mañana del lunes 29 de junio, los rumores circulaban con cada vez más velocidad. Guillermo Guerra, director de Eterogenia estaba en su casa cuidando a su hijo Dante, que en agosto cumple 2 años y cuyas únicas preocupaciones son mirar Peppa Pig y tomar de su biberón. A las 10 de la mañana, le llega el primer mensaje de un compañero diciéndole que había sido cesanteado junto con lo que hasta ese momento era un puñado de trabajadores municipales. ¿Cómo le había llegado la noticia al colega de Guerra? Había entrado a Ciudadano Digital, la plataforma informática que comparten los gobiernos de la Municipalidad y de la Provincia de Córdoba, y ya no figuraba como contratado.

Unas dos horas después, Guillermo pudo ingresar a su cuenta y comprobar que había corrido el mismo destino. Así, a través de una pantalla, se enteró de que no pertenecía más a la Municipalidad y de que no tenía un ingreso. Estupor e incertidumbre frente a la computadora, mientras Dante le pedía upa.

“Tengo compañeros que trabajan en fábricas, en construcciones, y les podría pedir trabajo a ellos, pero todos me dicen que no están laburando. Genera incertidumbre tener a tu hijo en brazos y saber que no podés darle nada. No tengo programa a futuro: con Carolina (su esposa, también trabajadora del CCEC), empezamos esta familia sabiendo que teníamos dos ingresos” confía Guerra a Enfant Terrible.

Hace diez años que Guillermo trabaja en el Centro Cultural España Córdoba (CCEC), del cual depende la Radio Eterogenia. Los primeros siete años, Guerra estuvo como monotributista y recién en 2017 fue contratado por la Municipalidad como parte de la “planta transitoria”. Después de rendir concurso, no lo transfirieron a planta permanente durante la gestión del anterior intendente Ramón Mestre. Pero la actual administración de Martín Llaryora no fue mejor: “Tomaron la lógica de que si Mestre no nos había pasado a planta permanente, ellos tampoco lo iban a hacer”, afirma Guerra a este medio.

Que pongan música

Radio Eterogenia es una radio online que funciona en el céntrico CCEC y depende de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), un organismo del gobierno español que está presente en 37 países y territorios del mundo, con acciones de salud, educación, cultura, entre otras áreas.

En sí, Eterogenia transmite por streaming las 24 horas todos los días, cuenta a 10 países representados en su grilla, emitió 315 programas diferentes en toda su historia y articula con centros culturalesuniversidades nacionalesinstituciones de salud mental y un sinnúmero de organizaciones sociales. Además, organizó 9 festivales de bandas estudiantiles, ganó el Premio ELIC mejor radio online en 2014 y su programa Transce Cultural, sobre las problemáticas del colectivo LGTBIQ+, fue declarado de Interés Cultural en septiembre 2017/2018, por la Legislatura de Córdoba. Incluso durante la pandemia, se emitieron 21 programas distintos todos los días.

Al igual que el CCEC, el financiamiento de la radio depende del gobierno español a través de AECID (que paga internet y el servicio de streaming) y de la Municipalidad de Córdoba (que paga el sueldo del personal, además del alquiler y la manutención de la casa). En cuanto a cargos pagos, la radio se sostiene con el director, Guillermo Guerra, además del periodista Omar Hefling y un becario de la Universidad Nacional de Córdoba. El resto (por ejemplo, quienes hacen la mayoría de los programas) son voluntarios.

La Municipalidad aún no designó un nuevo director para que Guillermo lo capacite. “Hoy, no hay nadie que se encargue de la radio. Entonces, la radio solo sale con música porque no hay nadie que edite y cargue los programas. Su funcionamiento queda acotado a que no se corte la luz o se dañe una computadora que es vieja. De llegar ese momento, se tendrá que dar de baja”, dice Guerra, con tristeza.

Cómo frenar el ajuste

Para Guerra y varios de los despedidos, las 117 cesantías son parte de un ajuste que está llevando a cabo la gestión de Martín Llaryora“Han quitado chapas, horas laborales, viáticos y pasado cargos que eran remunerativos por convenio a simples bonos”. Además, denuncia que quieren tercerizar áreas y están dejando empleados municipales sin funciones. “Estimamos que nos echaron como materia de negociación”, dice Guillermo Guerra, en relación a la mesa de diálogo que se constituyó entre la Municipalidad y el SUOEM, el sindicato. Para colmo, desde la Subsecretaría de Cultura aducen desconocer los despidos.

Pero la solidaridad no vino solo del sindicato de los municipales: los abogados con los que Guerra piensa iniciar acciones legales forman parte de los voluntarios que sostienen los programas de la radio. Además, el sindicato de prensa, el CISPREN, emitió un comunicado respaldando a Guerra. Y muchos medios locales apoyaron al director cesanteado, incluyendo las radios que componen la red de AECID (organismo que depende del gobierno español) de Paraguay, México y El Salvador.

Sin respuesta de las autoridades pero con una nutrida red de apoyos e incluso movilizaciones callejeras, comenzó una verdadera batalla contra el recorte que pretende Llaryora. Un ajuste que, además de cobrarse 117 puestos de trabajo, puso en riesgo la existencia de un medio de comunicación de relevancia internacional. Hoy Radio Eterogenia, efectivamente, puede desaparecer.

 

Redacción Enfant Terrible

Somos el equipo de redacción de Enfant Terrible: el resultado de millones de años de evolución aglutinados en este irreverente existir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *